Volver
TAYARI LAB
22.04.2021

Castigo, deber, realización

por: Nicolás Vallejo

 

Una de las mayores ventajas que tiene el ser humano como especie es su capacidad de llevar a cabo un trabajo organizado, planeado y con miras a objetivos concretos. Al ser una actividad fundamental en el funcionamiento de todas las agrupaciones humanas, ha sido un aspecto trabajado por varios científicos sociales de las más diversas corrientes y perspectivas. En el presente texto quisiera referirme a dos perspectivas clásicas sobre el trabajo, la primera propuesta por Karl Marx y la segunda de ellas, propuesta por Max Weber. 

Karl Marx es ampliamente conocido por la influencia que tuvo en la formulación de las teorías comunistas, así como por ser uno de los pilares de la sociología. Sin el ánimo de referirme a su pensamiento político quiero rescatar una idea general de sus obras: Las condiciones materiales en las que viven las sociedades, determinan su ideología y su política. Sin embargo, como veremos más adelante, no sólo se trata de aspectos tan “grandes” de la sociedad, ya que para Marx todos estos aspectos se ven reflejados en el día a día de los sujetos que las componen. 

Cuando Marx se refiere al trabajo lo entiende como el conjunto de procesos mediante los que se transforma la naturaleza para dar lugar a los bienes que consume la sociedad. Para el alemán, el trabajo tiene juega un papel fundamental en la vida de los sujetos, ya que es a través de él que los humanos conquistan su espacio y el respeto de los demás y hacia sí mismo. Además, y en esto quiero poner el énfasis, este le da al sujeto una motivación al sujeto que lo debe llevar a su autorrealización. Sin embargo, también cree que el trabajador ha sido separado de su labor y por lo tanto pierde el rumbo de su vida, ajustándose así, a los objetivos que otros crean para él (religión, política, economía). 

En cuanto a la teoría de Max Weber, me gustaría referirme a los elementos que postula en su obra La ética protestante y el espíritu del capitalismo. En este texto, Weber hace una descripción de los pilares del pensamiento calvinista y establece una relación entre estos y la generación de riqueza. Para sustentar su idea, Weber hace un paralelo entre dos concepciones sobre el trabajo la “concepción católica” y la “concepción protestante”. Según él, la visión católica se sostiene en la imagen de la expulsión de la humanidad del edén; así pues, el trabajo será entendido como un castigo producto de la desobediencia de Adán y Eva. 

Por otra parte, para el sociólogo alemán, el protestantismo se basa en una visión que concibe al trabajo no como medio, sino casi como un fin en sí mismo. Esta forma de concebirlo tiene que ver con la idea de que la bendición de dios se expresa en la riqueza, en ese orden de ideas, el enriquecimiento es una señal de la salvación eterna. Simplificando -en gran medida- el pensamiento del sociólogo alemán, el trabajo para los católicos es un castigo mientras que para los protestantes es un deber que se verá reflejado en la salvación. 

Como ya lo había mencionado en párrafos anteriores, no es mi intención entrar en discusiones políticas y mucho menos religiosas. Por el contrario, creo que es importante tener las anteriores concepciones en mente a la hora de hacer nuestros análisis en la actualidad. Nuestra cotidianidad está atravesada por la labor que hacemos, lo que nos debería llevar a pensar ¿qué entendemos nosotros sobre nuestro trabajo?

Quisiera plantear unas preguntas para la reflexión de cada uno de los lectores ¿cómo estamos entendiendo el trabajo que hacemos todos los días? ¿para nosotros es un castigo o un deber? ¿sentimos que a través de él me estoy realizando como persona? Considero que no soy la persona adecuada para responder a estas preguntas, aún así, en siguientes entregas me referiré a otras concepciones sobre el tema, ya que al revisar otras formas de entenderlo, cada quién tendrá la posibilidad de obtener sus propias respuestas. 

Nicolás Vallejo

Mensaje de Tayari: 

Este artículo hace parte de un experimento donde invitamos a personas de diferentes disciplinas a escribir sobre ellas y qué conocimiento buscan. Esperamos que este experimento crezca y se convierta en una especie de residencia de escritores. Queremos traer perspectivas frescas, ayudar a conectar ideas y que disfrutéis estas lecturas diferentes.

Volver